LA RUTA DEL TANGO-BUENOS AIRES, ARGENTINA

Tango y Milonga- Baila, como esta Tierra que baila.

"Caminito que el tiempo ha borrado, que juntos un día nos viste pasar..."- Carlos Gardel- Foto propia en Caminito. La Boca, Buenos Aires.

Se dice que los porteños caminan, sienten, piensan y viven como el tango, incluso... sin saberlo. También dicen que el tango los espera y que en algún momento de la vida el acercamiento a esta música es inevitable. También dicen que todo esto pasa porque el tango no es otra cosa que la expresión más fiel y exacta de la "porteñalidad". Es su esencia misma. 

"El mundo del tango tiene sus códigos, sus secretos, sus personajes, su idioma y sus historias. El mundo del tango vive de noche, y lo hace en las milongas de Buenos Aires".  Mario Markic, Periodista Argentino

¿Qué es el Tango?

El tango es un estilo musical que resulta de la fusión entre la cultura africana, las culturas locales de los gauchos y los pueblos originarios, y el aporte de los inmigrantes europeos -sobre todo italianos y españoles. Se gesta en ambas márgenes del Río de la Plata entre 1850 y 1890. A principios del siglo XIX, con su aceptación popular a nivel mundial, la danza evoluciona hasta su forma actual. 

¿Cuál es el origen de la palabra Tango?, ¿Qué significa?

¡Existen tantas versiones! las más populares son las siguientes: Que es una onomatopeya del sonido del tambor, que viene del latín "tangere" (cuyo significado es tocar) y que procede de la palabra "tambo" del afronegrismo  "kimbú” que trajo la gente de color a América y significa “lugar de baile”. ¿Te suena el nombre del aeropuerto sudafricano OR Tambó? todo empieza a cerrar. La palabra Milonga también proviene del africano "Mulonga", que significa palabra o palabrerío.

La historia es tan singular como apasionante. Tiene un dejo de misterio y nostalgia, tan característico del Tango y la Milonga.

Este baile se originó en el puerto de Buenos Aires, principalmente en el Barrio de la Boca.  Rápidamente se extendió a los barrios del sur, como San Telmo, Monserrat y Pompeya. Tuvo su crecimiento en paralelo con el de la sociedad argentina, formada por inmigrantes europeos recién llegados, quienes dieron su aporte cultural y formaron un maravilloso mix de origen musical.  Alrededor de 1860, entre los criollos y gauchos rioplatenses, marineros, indios, negros, y mulatos, se bailaban en forma individual músicas como valses (de origen austríaco y alpino), pasodoble y tango andalúz, zarzuela, bailes de origen escocés, habaneras (de origen cubano), polka, mazurcas, cuadrilla y milonga, teniendo como base el fandango y el candombe de los negros.

En esa época aún no existía el Tango como danza propiamente dicha. El sonido del bandoneón (de origen alemán) se incorporó como algo imprescindible a pianos, guitarras criollas, contrabajos y violines. En los barrios surgió el "tango arrabalero": lo bailaban en el arrabal (lugar marginal), hombres y mujeres con los cuerpos fuertemente abrazados. Esta práctica escandalizó a la sociedad de la época.



Condenado por la iglesia y prohibido por la policía por incitar al escándalo, fue asociado con la lujuria y la diversión "non sancta" junto a la bebida y el baile. Su prohibición obligó a bailarlo en sitios ocultos hasta haber entrado en el siglo XIX, por eso su ambiente de nostálgica pasión. Amparados en la oscuridad de la noche, guapos y arrabaleros deslizaban sus sentimientos en lo profundo de un verso, una melodía o bailaban abrazados a su ardiente compañera. En ese entonces, solamente los estratos sociales humildes, los del suburbio, cultivaban esa danza. El Tango surgió en burdeles, rancherías y boliches. Los prostíbulos lo fomentaban con la finalidad de aproximar hombres y mujeres. Era visto como un baile vulgar. Fue aceptado cuando fue presentado y bailado por jóvenes porteños de las familias argentinas adineradas que viajaban a París, allá por 1910. Su glamour conquistó a los sectores más altos de la sociedad y fue bailado en casi todas las capitales europeas. Por supuesto su evolución fue la que hizo que se mantenga vivo, como necesidad de expresión popular.

Carlos Gardel baila con la actriz argentina Mona Maris el tango “Viejos tiempos”, en la película "Cuesta abajo"-1934

Una curiosidad:

 

La insólita fusión de lenguas, conocimientos y costumbres que genera el fenómeno del Tango también fomenta el nacimiento del lenguaje lunfardo. Esta manera de hablar tomaba palabras de algunos dialectos italianos, y de otras lenguas que trajieron los inmigrantes, las cuáles rápidamente se adaptaron al porteño.

La leyenda cuenta que este lenguaje tipo jerga surge , allá por el 1800, como un dialecto de los prisioneros en la cárcel y cuya finalidad era expresarse en código. Lo que si es cierto es que el Tango lo adoptó.

Algunos ejemplos muy comunes son las palabras laburo (del italiano lavoro=trabajo), cana (del francés canne=policia) y pucho (del quechua puchu=resto de algo, asociado al cigarrillo). Muy interesante, ¿cierto?.

Otro dato peculiar que tenés que saber:

 

Con el Tango surgen personajes y si viajás a Argentina y frecuentás algún lugar Tanguero, las palabras como Compadrito, Malevo, Guapo y Cachafaz son muy corrientes. No obstante ello, también las letras de Tango los hacen presentes. El compadrito fue un tipo social suburbano, descendiente históricamente del gaucho rural, aparecido en las ciudades de la región del Río de la Plata y su zona de influencia, principalmente Buenos Aires, Montevideo y Rosario, como parte del proceso de urbanización iniciado en la segunda mitad del siglo XIX. La tarea del gaucho, a partir de 1810, había sido la guerra: la de la emancipación nacional. Cuando las guerras concluyeron, los hijos de los gauchos ya no fueron gauchitos, sino compadritos. 

Otros términos similares de la época, surgidos con el fin de definir tipos sociales suburbanos, fueron: "guapo", "compadrón" y "malevo". Algunos estudiosos han intentado definir al compadrito en oposición al guapo o el compadre. Se lo asocia a una supuesta falta de valores, cobardía -por carecer de disposición para batirse a duelo de cuchillo- y con estar interesado en bailar y relacionarse afectivamente con una mujer, todas estas, actitudes poco valiosas. 

En otra faceta, el compadrito es también el "Cachafaz", apodo dado a los proxenetas, por su origen en los burdeles.

Ovidio José Bianquet (Buenos Aires Argentina, 1885) fue un famoso bailarín de Tango, más conocido como “El Cachafaz”.

Una guía completa sobre el Tango en Argentina.

Dónde encontrarlo

El Tango tiene diferentes formas en Buenos Aires: desde espectáculos diseñados para turistas, hasta bares y tanguerías con orquestas y bailarines en vivo. El tango más genuino y espontáneo se encuentra en las milongas, eventos populares que se desarrollan en clubes sociales, centros culturales o glorietas de las plazas, donde se baila al ritmo del 2x4.
 
Los lugares más reconocidos incluyen –además del espectáculo– la cena, con la posibilidad de elegir entre la especialidad de carnes argentinas o un menú internacional. Una de las casas de Tango más importante de la ciudad es "El Viejo Almacén", que posee un restaurante de cocina internacional, con una extensa selección de vinos y un excelente show.
 
Otra buena opción para quienes deseen disfrutar de un espectáculo es visitar los "Bares Notables" que posee la ciudad, distinguidos por su arquitectura, antigüedad o relevancia local. Podés acercarte al Café Tortoni, el más antiguo de la Ciudad, fundado en 1858, que fue lugar de encuentro de reconocidas personalidades, como Carlos Gardel, Jorge Luis Borges, Luigi Pirandello, Federico García Lorca, Julio Cortázar, Arthur Rubinstein, entre otros. También podés visitar la Confitería Ideal, El Querandí, El Faro o el Bar Sur.
 
Precios: en los lugares reconocidos como Madero Tango, Piazzola Tango, los precios oscilan entre $1000 y $1200 (65 dólares) por persona con Cena-Show. Algunos incluyen una clase de Tango. En los bares notables, cuando hay show la entrada es de aproximadamente $400 (22 dólares)+ la consumisión.
 

Haciendo clic en cada foto, obtenés información puntual de cada lugar:

Dónde tomar clases

¡Animate a bailar un Tango! En la ciudad, se ofrecen clases de baile que duran entre una y dos horas. Lo ideal, para poder realizar los primeros pasos en una pista, es tomar cuatro o cinco clases. Desde el primer encuentro los profesores entrenan a los principiantes para el dominio del paso básico: ocho simples movimientos que pueden aprenderse en pocas horas.
 
En antiguos salones, cafés o clubes de barrio de la Ciudad de Buenos Aires podrás tomar clases con docentes especializados. En estos lugares la música de las grandes figuras del Tango convive con estilos contemporáneos, como el tango electrónico.
 
Precios: Los precios oscilan entre 100 y 150 pesos argentinos (aproximadamente 8 dólares) por clase individual de una hora (Nivel principiantes). En algunos lugares otorgan abonos mensuales por menor valor (por ejemplo: 5 clases por 400 pesos argentinos=22 dólares)
 
Consultá las guías de milongas más reconocidas por los usuarios:  www.milongas.org.ar   y  www.hoy-milonga.com
 
 

Milonga de Buenos Aires

Para los más fanáticos: lugares que no podés dejar de conocer.

Si sos amante del Tango, tomá nota y planeá tu visita teniendo en cuenta los siguientes lugares:
 
1. Mundial y Festival de Tango: cada agosto, se celebra el evento tanguero de mayor repercusión internacional. Organizado desde 2009, miles de bailarines y público de todo el mundo llegan a la ciudad para ser parte de la competencia que ya es un clásico. 
 

Leer más...

¿Cuándo?

Del 10 al 23 de agosto de 2017.

¿Dónde?

Diferentes espacios. Entrada libre y gratuita, con cupos limitados. Más información en festivales.buenosaires.gob.ar

Disfrutá del evento tanguero de mayor repercusión internacional. Organizado desde 2009, miles de bailarines y público de todo el mundo llegan a la ciudad para ser parte de la competencia que ya es un clásico. El festival ofrece actividades gratuitas desde recitales, exhibiciones, clases y espectáculos hasta una feria de productos temáticos. Para el cierre está la definición más esperada: el baile que corona a la pareja campeona. Entre las categorías de "Tango de Pista" y "Teatro Escenario", un inmenso despliegue de talentos garantiza diversión y emoción.  

Propuestas recomendadas: Además de la competencia, en la que participan más de 400 parejas, el evento ofrece diferentes actividades.

1)- Más de 50 producciones especiales de música y danza, que buscan fundar nuevos repertorios y recuperar el patrimonio histórico.

2)- Visitas de artistas internacionales y argentinos residentes en el extranjero.

3)- Compañías de danza que presentan sus espectáculos.

4)- Programas infantiles, destinados a acercar la música popular ciudadana a los más pequeños.

5)- Actividades especiales, como presentaciones y anticipo de libros, conferencias y charlas.

2. Tras los pasos de Gardel: Nueve lugares para descubrir la Buenos Aires del célebre cantante de tango. Si bien Carlos Gardel, el mayor exponente de la historia del Tango a nivel internacional, nació fuera de la Argentina (aún hoy se discute si fue en 1890 en Toulouse, Francia, o en 1887 en Tacuarembó, Uruguay), llegó de pequeño con su madre a Buenos Aires y se crió en la zona del Abasto (barrio de Balvanera), donde comenzó a cantar y se inició su carrera artística.
Gardel fue el precursor del género que lo consagró: el Tango canción. Así, se convirtió en un exitoso intérprete, compositor y hasta estrella de cine, tanto en la Argentina como en América Latina, Europa y Estados Unidos.

Leer más...

Te propongo algunos lugares para conocer en Buenos Aires y descubrir los lugares representativos de su vida en la ciudad:

Café Tortoni: en la Avenida de Mayo, se encuentra este café –hoy un "Bar Notable"- del que era habitué Carlos Gardel. De acuerdo con el poeta Enrique Cadícamo, tenía siempre una mesa reservada, lejos de la vista de sus admiradores. Entrada gratuita.

Palais de Glace: en el barrio de Recoleta funcionó, a partir de 1915, este concurrido salón de baile en el que tocaron las orquestas de Tango más importantes de la época y al que Gardel asistía con regularidad. Entrada gratuita.

Hipódromo Argentino de Palermo: Gardel, fanático de las carreras de caballos, era uno de sus más asiduos concurrentes. Incluso llegó a ser propietario del caballo “Lunático”, que fue montado por el célebre jockey uruguayo Irineo Leguisamo, a quien Gardel le dedicó el tango “Leguisamo solo”. Entrada gratuita.

Casa del Teatro: el museo sobre la avenida Santa Fe cuenta con una sala dedicada exclusivamente al gran cantor de tangos con una gran cantidad de objetos y documentos personales. Entrada: Miércoles gratis, general $10 (0,5 dólares)

Museo Casa Carlos Gardel: en el Abasto, el músico vivió los últimos años de su vida en Buenos Aires. El museo posee una colección de objetos personales del artista y ejemplos de su obra. Entrada: Miércoles gratis, general $10 (0,5 dólares)

Luna Park: el célebre estadio cubierto de la ciudad también tuvo su parte en la historia de Gardel. Aparte de ser el escenario elegido para las más importantes peleas de boxeo (Gardel era amigo de Luis Ángel Firpo, uno de los mayores boxeadores de la Argentina), en sus instalaciones se realizó el multitudinario velorio del cantante, en 1936, tras la repatriación de sus restos desde Medellín, donde había fallecido en un accidente aéreo. Entrada gratuita. Coordinar visita.

Cementerio de la Chacarita: allí se encuentra su mausoleo y su estatua, famosa porque los visitantes le dejan flores y cigarrillos encendidos. Entrada gratuita.

Pasaje Zelaya: también podés recorrer la obra mural que se realizó para homenajear a Gardel en la zona del Abasto. Se trata de un conjunto de retratos que pintó el artista Marino Santa María sobre las fachadas de las casas. Entrada gratuita.

Monumento a Carlos Gardel: el única escultura del cantante en la ciudad se encuentra en el Abasto. Fue realizada por Mariano Pagés e inaugurada en 2000.  Entrada gratuita.

3. Boedo, un barrio a puro tango: la ciudad tiene barrios especialmente tangueros y Boedo es uno de ellos. Allí se encuentra una famosísima calle porteña: San Juan y Boedo, inmortalizada por el poeta Homero Manzi en el tango “Sur”.

Visitas guiadas gratuitas en Buenos Aires Tango

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires brinda visitas guiadas gratuitas, en las cuales, mediante inscripción, podés disfrutar de algunos de los circuitos históricos del Tango.

Tour "Entre Tangos y milongas" -Circuito verde:  Este circuito recorre muchos lugares de la ciudad que reflejan el paso imborrable de grandes figuras del tango: Gardel, Piazzola, Horacio Ferrer y Tita Merello, entre muchos más. Se realiza el 2do domingo de cada mes. Para inscribirse tenés que ingresar al siguiente link  Circuito "Entre Tangos y milongas-verde"

Tour "Entre Tangos y milongas" -Circuito amarillo:  Este circuito recorre muchos lugares de la ciudad que reflejan el paso imborrable de grandes figuras del tango: Edmundo Rivero, Aníbal Troilo, Homero Manzi y Pugliese, entre otros.  Se realiza el 4to domingo de cada mes. Para inscribirse tenés que ingresar al siguiente link  Circuito "Entre Tangos y milongas-amarillo"

Dudas y consultas:  de lunes a viernes de 10 a 17 hs:

- por teléfono al (+54 11) 5030-9200 int. 2134.
- por e-mail a visitasguiadas_entur@buenosaires.gob.ar.

Tango, Buenos Aires-Argentina

Buenos Aires, Argentina:

Ciudad capital del Tango

UN PLUS: Como bailarina me veo obligada en recomendarte que, si vas a comprar zapatos para Tango, los mismos tengan suela de cromo y buen agarre en el tobillo. Los mejores, y que me acompañaron durante muchos años, son los de la compañía Darcos. Los encontrás en sus tiendas de Buenos Aires. ¡A bailar!

Lugar donde comprar zapatos de Danza:  Compañía Darcos




Foto propia.-Bailando con el Ballet, en el Teatro Margarita Xirgu, Buenos Aires.

Y vos, ¿Ya bailaste Tango en Argentina?. ¡Contame tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *